Castillo ante un escenario de revuelta social | Duro manifiesto en Perú por alza de precios

Desde Lima

El presidente Pedro Castillo enfrenta las primeras protestas populares contra su gobierno. El aumento de los precios de los combustibles, los peajes, los alimentos y los insumos agrícolas ha provocado protestas en diferentes puntos del país. Asociaciones de transportistas y agricultores han iniciado movilizaciones contra el alza de precios, que se han extendido a otros sectores de la población. Cortes de ruta, saqueos de comercios y enfrentamientos entre manifestantes y policías han puesto en jaque al gobierno. La violencia estalló este fin de semana y el lunes se agudizó. Se han reportado cuatro muertes, pero el gobierno ha aclarado que no fueron resultado de la acción policial. Un niño se ahogó al caer a un río cuando huía de un enfrentamiento entre manifestantes y policías, dos personas resultaron aplastadas en medio del caos y otra no pudo ser atendida por los servicios médicos de emergencia debido a que uno de los piquetes bloqueó una vía.

El gobierno enfrenta esta crisis social poco más de ocho meses después de que Castillo asumiera la presidencia en medio de una esperanza popular de cambio que se desvanece, y si bien está debilitado por la guerra que la derecha ha declarado desde el primer día y por cuestiones internas, como nombramientos impugnados, denuncias de corrupción y una desviación de su programa inicial de cambios.

La región andina de Junín, donde comenzó la violencia, fue la cuna del partido gobernante Perú Libre (PL). Una declaración del presidente Castillo el viernes acusando a los líderes de las protestas de recibir pagos para atacar al gobierno ha avivado la ira popular. “Se anuncian paradas y cortes de ruta, algunos cabecillas y cabecillas son maliciosos y pagados, hay que decirles que vamos a poner orden en las próximas horas”, fueron las palabras de Castillo que incendiaron un escenario social ya muy cargado. con carencias agravadas por la pandemia y los últimos aumentos, frustración e ira.

See also  La música en vivo regresa al escenario de Norwood-Norfolk Central School con 'Shrek the Musical' | Educación

El sábado, el gobierno envió a siete ministros a la ciudad de Huancayo, capital de la región Junín, para reunirse con los huelguistas. La violencia se había extendido en esta ciudad, con saqueos y ataques a lugares públicos. Lapidaron la casa en Huancayo del secretario general del PL, Vladimir Cerrón. Ministros y manifestantes se dieron cita en un coliseo, en medio de un gran desorden. Afuera continuaron los enfrentamientos y el olor a gas lacrimógeno penetró hasta el coliseo. Durante la tumultuosa reunión, los funcionarios del gobierno, en un esfuerzo por disminuir la incomodidad, comenzaron a reproducir la disculpa de Castillo por los altavoces por su cuestionamiento a los líderes de la protesta. “Si hubo un malentendido en alguna de estas declaraciones y necesito aclararlo pidiendo disculpas o perdonando al pueblo, lo tengo que hacer mil veces”, se disculpó el mandatario.

Para atender las quejas por los recientes aumentos de precios, el gobierno anunció una rebaja en los impuestos a los combustibles para reducir su precio, que entró en vigor el lunes, y la supresión del impuesto general a las ventas (equivalente al IVA argentina) para los productos básicos de la canasta familiar. , como pollo, huevos, harina, azúcar, fideos. Esto debe ser aprobado por el Congreso. También se anunció el aumento del salario mínimo de 930 a 1.025 soles (de 248 a 273 dólares) a partir de mayo. Se acordó revisar los contratos de concesión de peaje para hacer frente a los aumentos recientes y adoptar medidas para reducir el costo de los fertilizantes para los agricultores. A última hora de la tarde del sábado se firmó un acta y se anunció el levantamiento de bloqueos y movilizaciones. Pero no todos los caciques aceptaron lo pactado y en otros casos buena parte de las bases desconocía lo firmado por sus caciques. En ese escenario, no hubo tregua ni levantamiento del bloqueo. Por el contrario, el lunes se agudizó la convulsión social, los bloqueos, la violencia y los saqueos se extendieron a distintas regiones del país.

See also  Té de hierbas para eliminar los niveles altos de colesterol en la sangre

Este lunes, la Panamericana Norte y Sur, y la carretera central que conecta Lima con la zona andina, las tres principales vías de comunicación del país, fueron bloqueadas por piquetes de manifestantes. Los saqueos de comercios se repitieron en diferentes localidades. En Lima, mercados y comercios han cerrado por temor a saqueos. A lo largo del día hubo enfrentamientos entre manifestantes y policías. Con violencia y caos en las calles y carreteras, funcionarios del gobierno se reunieron nuevamente con los líderes de los huelguistas. Esta vez en Lima. El ministro de Comercio Exterior, Roberto Sánchez, uno de los negociadores, dijo que el Gobierno reconoce y respeta las demandas sociales, está abierto a continuar el diálogo, pero advierte que “no se tolerarán bloqueos”. El ministro anunció que se sumarían otras medidas a lo acordado el fin de semana para atender las demandas de los sindicatos en protesta, pero no adelantó cuáles serían. Las negociaciones continuaron. Al cierre, uno de los gremios del transporte anunció el levantamiento del desafío.

Las subidas de los precios de los combustibles y los alimentos, impulsadas por la crisis provocada por la guerra de Ucrania, han agravado hasta el límite de la resistencia la precaria situación de un amplio sector de la población ya muy golpeado por la pandemia. Esta desesperación estalló en rabia contra el gobierno. La derecha, que acusa al gobierno de la suba de precios, desconociendo el escenario internacional, busca sumarse a las protestas sociales de los sectores populares, que siempre ha criminalizado antes, para aprovecharlas en su afán de desestabilizar al gobierno. Lo hace después de haber fracasado en su llamado desde el inicio del gobierno a las movilizaciones antigubernamentales con un discurso golpista, circunscrito a Lima y con poco atractivo. Estas protestas populares de sectores que han sido la base electoral de Castillo están cambiando el escenario en las calles, derrotando al gobierno como no pudo la derecha golpista.

See also  “Yo soy Perú”: Sebastián Landa, imitador de José Feliciano, planteado

Leave a Comment