El calor vuelve a golpear a Europa Occidental

Sacudida por temperaturas que alcanzaron los 43 grados en España y Portugal, Europa Occidental se enfrentó este martes a una segunda ola de calor en apenas un mes, con un impacto muy preocupante en suelos y glaciares.

• Lea también: Una nueva ola de calor golpea Europa

La multiplicación de estos fenómenos es una consecuencia directa del calentamiento global según los científicos, con emisiones de gases de efecto invernadero aumentando en intensidad, duración y frecuencia.

“Una nueva ola de calor, la segunda este año, se está instalando en Europa Occidental. Afecta principalmente a España y Portugal, pero se espera que se intensifique y se propague”, dijo Clare Nullis, portavoz de la Organización Meteorológica Mundial, en Ginebra.

Advirtió de la situación crítica de “suelos muy, muy secos” y del impacto de las temperaturas en los glaciares de los Alpes: “Es una temporada muy mala para los glaciares”, insistió, a poco más de una semana del hundimiento en Italia de un enorme bloque del glaciar Marmolada, debilitado por el calentamiento global, que mató a once personas.

En España, las temperaturas volvieron a cruzar la marca de los 40°C en gran parte de la mitad occidental del país y en particular en las zonas habitualmente templadas. 43,3°C se registraron en Córdoba (sur) a las 15:00 GMT y luego 43,5°C en Ribadavia (Galicia, noroeste) a las 17:42 GMT, según la agencia meteorológica (Aemet).

En Mérida (sureste) hizo lógicamente aún más calor: 43,9°C. Se espera que el pico de esta ola de calor dure hasta el jueves.

En Madrid, este calor era extremadamente difícil de soportar en las oficinas sin aire acondicionado.

See also  Ola de calor, cúpula, pluma y ola de calor: estos son los términos a los que tendremos que acostumbrarnos

“Es un infierno”, suspira, con el sudor en la frente, Dania Arteaga, venezolana de 43 años, entre dos pasadas de escobilla de goma para limpiar los escaparates de una tienda en el centro de la capital española.

Joaquín Abad, fontanero de 46 años, llegó para “acortar sus jornadas laborales” para soportar el calor, que “cada año es peor”.

Favorecidos por estas temperaturas excepcionales, varios incendios asolaban el país, uno de los cuales ya había quemado 2.500 hectáreas de vegetación en Extremadura (oeste).

Según el Gobierno, entre el 1 de enero y el 3 de julio se quemaron en España 70.354 hectáreas de bosque, casi el doble (+87%) de la media de los últimos diez años.

Escuche la entrevista de Alexandre Moranville-Ouellet con el Dr. Claudel Pétrin-Desrosiers:

Reanudación de incendios en Portugal

En Portugal, avivados por unas temperaturas abrasadoras y vientos violentos, los incendios forestales que habían afectado el centro del país este fin de semana se recrudecieron este martes, provocando la evacuación de varios pueblos y movilizando a más de un millar de bomberos.

Según imágenes de la televisión local, bomberos y vecinos intentaban frenar el avance de las llamas que amenazaban varias localidades de los municipios de Leiria, Pombal, Ourém o Alvaizere, a poco más de cien kilómetros al norte de Lisboa.

Según el sitio web de la Autoridad Nacional de Protección Civil, cinco focos en esta misma región movilizaron a unos 1.200 bomberos, más de 300 vehículos y una decena de aviones o helicópteros.

El riesgo de incendio ya había llevado a las autoridades a cerrar el muy turístico parque natural de Sintra, al oeste de Lisboa, mientras la temperatura alcanzaba los 43,1 grados en el centro del país.

See also  Justin Luffman vuelve a firmar con Warner Music Nashville

“La previsión meteorológica para los próximos días sigue siendo extremadamente preocupante por el riesgo de incendios”, ha reafirmado este martes el presidente del Gobierno, Antonio Costa, ante la previsión de temperaturas superiores a los 40 grados en gran parte del territorio.

El termómetro subió a 43,1 grados centígrados cerca de la localidad de Abrantes (distrito de Santarém).

Ministros movilizados en Francia

En Francia, donde este episodio de fuerte calor debería durar al menos hasta principios de la próxima semana, las temperaturas oscilaron entre 36 y 38 grados, incluso 39 grados, el martes en la costa atlántica, el suroeste y el bajo valle. . del Ródano.

La primera ministra Elisabeth Borne pidió al Gobierno que se movilice ante “el rapidísimo impacto” del calor “en el estado de salud de las poblaciones, en particular de las personas más vulnerables”.

Luego se espera que las altas temperaturas se extiendan a otras partes de Europa occidental o central.

En Reino Unido, la agencia meteorológica (Met Office) emitió una alerta naranja por una ola de “calor extremo” a partir del domingo con temperaturas que podrían superar los 35 grados. Las compañías de agua también les han dicho a los británicos que ahorren cada gota, incluido calentar solo la cantidad estrictamente necesaria para su taza de té.

Leave a Comment