Golf: Madera entre dos aguas en el Masters de Augusta, Scheffler se va volando

Al día siguiente de su rotundo regreso a la competición, trece meses después de su accidente de coche, Tiger Woods vivía una segunda vuelta de diente de sierra en el Masters de Augusta, el viernes 8 de abril. Señala nueve tiros de Scottie Scheffler, autor de una buena escapada. El ganador de 15 Majors, en busca de una 6ª coronación en Georgia para igualar el récord de Jack Nicklaus, devolvió una tarjeta de 74, dos golpes por encima del par. Lo que, combinado con su -1 del día anterior, lo hace un total de +1, para deslizarse a la 19ª posición.

Así, tras volver a rugir el jueves, con una primera tarjeta premiando un inicio de torneo sumamente alentador, el Tigre se vio en apuros en esta segunda jornada, pero luchó por no fallar el corte en Georgia, que no le pasó una sola vez. en 24 apariciones, en 1996 cuando aún era aficionado. “Tengo la oportunidad de ir hasta el final del fin de semana. Espero tener uno de esos momentos de gracia. Domingo nueve atrás, cualquier cosa puede pasar. Solo necesito llegar allí“, reaccionó con vivacidad, concediendo, sobre su estado físico:”No me siento tan bien como me gustaría.“.

fue la tormenta

bosque de tigres

en el Masters de Augusta

A Woods casi le amputan la pierna derecha, después de salirse de la carretera el 23 de febrero de 2021 cerca de Los Ángeles, por múltiples fracturas abiertas que lo obligaron a insertar una barra de metal en la espinilla y tornillos para consolidar los huesos del pie y el tobillo. Empezó su viernes de la peor manera posible, con cuatro bogeys en los cinco primeros hoyos. En cuestión, su conducción muy inestable en condiciones de mucho viento que también envenenó a todo el campo, incluidos los favoritos. “fue la tormenta Giraba en todas direcciones. Tuve malas ráfagas e hice malos swings“, el Confirmó.

See also  El ejército ucraniano admite que los fantasmas en Kiev son falsos vacíos

Tras lo cual, Woods pudo volver a escena al hacer un birdie en el hoyo número 8, antes de colocar un segundo en el hoyo 10 gracias a un soberbio golpe de hierro que falló muy cerca del hoyo. El negocio parecía estar mejorando. Pero asoma el rincón Amén, el tríptico de cuerpo entero del 11-12-13. Y en los primeros dos segmentos, se atascó cada vez para volver a +3, acercándose peligrosamente al límite de corte, establecido en +4. De espaldas a la pared, Woods luchó por mantenerse en el juego. Y el 12 y 13 encadenó su 3er y 4to birdies del día. Incluso casi metió un tercero seguido en el No. 15, su putt falló cerca del hoyo, antes de conformarse con el par en los siguientes.

Una actuación a todas luces insatisfactoria para quien se aseguró de poder ganar, para su regreso tras 17 meses sin competir -su último torneo fue el Masters 2020-, pero en definitiva no tan catastrófico como suponían sus inicios. Mientras tanto, un extraño pájaro sobrevolaba el acto, en la persona de Scottie Scheffler. El estadounidense de 25 años, que se mantiene en tres victorias en Phoenix, en el Arnold Palmer Invitational, en el campeonato mundial (WGC) de match play, y hace gala de su condición de número 1 del mundo en Augusta, con el objetivo de ganar un primer Grand Slam, fue genial.

Encadenó cuatro birdies entre el 12 y el 16 (siete en total haciendo olvidar dos bogeys en los tres primeros hoyos), para una puntuación de 67 (-5) y un total de -8. “Jugué golf sólido. Me pongo en una buena posición. solo tengo que seguir adelante“, comentó con sobriedad el estadounidense, que tiene cinco cuerpos de ventaja (mayor diferencia del evento igualada tras 36 hoyos) del japonés Hideki Matsuyama, vigente campeón, del surcoreano Sungjae Im, líder la víspera, del irlandés Shane Lowry y del sudafricano Charl Schwartzel, ganador en 2011.

See also  ¡Es hora de comprar! El último "Echo Show 5" tiene un 45 % de descuento y querrás saltar mucho...[Amazon New Life Sale]| Gizmodo Japón

Leave a Comment