Impuestos diarios: el índice que revela una preocupante realidad que la política no busca cambiar

Un sistema muy complejo, que prioriza la extracción de recursos de la sociedad para apoyar gastos que no cumplen con un plan específico, antes de lograr el objetivo de contribuir a fomentar el crecimiento de la actividad económica y la productividad. Esta definición, referida al sistema tributario de Argentina, se deriva de las conclusiones de un informe elaborado por el Centro de Estudios Tributarios de la Facultad de Ciencias Comerciales de la Universidad Austral. Más allá de esta reflexión hecha mirando la “foto” de un momento (o la película de los últimos años), el estudio advierte que no hay motivos para ser optimistas sobre lo que está por venir.

Como se ha señalado, para quienes toman decisiones políticas, existe Escasos incentivos para abandonar los impuestos que crean distorsiones pero, al mismo tiempo, son fáciles de recaudar y representan una parte importante de los recursos totales. Todo ello, a pesar de un hecho bien conocido de la realidad: el descontento de gran parte de la sociedad por la percepción de una elevada presión fiscal y el creciente ritmo de incremento de los precios, a lo que se suma el efecto del “impuesto inflacionario”, dado la pérdida de valor de la moneda en que se reciben los salarios y otros ingresos.

¿Qué determina si la carga fiscal de un país es alta o no? ¿Para qué sirven los impuestos en teoría y cómo se desvían los recursos en la práctica? ¿Hasta qué punto se puede frenar el aumento del gasto que pretendemos mantener? ¿Por dónde debe empezar un cambio? Estos pueden ser desencadenantes de un debate en profundidad sobre el tema.

El citado informe, elaborado por el economista y profesor Mauricio Grotz, con la colaboración de Ricardo Maidana, coloca a la Argentina en el un nivel de recaudación de impuestos del 29,9% del PIB, unos puntos por debajo de la media de los países de la OCDE (33,7%) y muy por encima de estados de la región como Paraguay (13,8%), Perú (16,4%) o Chile (20,5%). Países vecinos como Uruguay y Brasil, con tasas del 28,5% y 32,5%, no están tan lejos del nuestro (los datos son promedios del período 2015-2019).

Para determinar si la carga tributaria es alta o no, “generalmente, la literatura relaciona el indicador con los niveles de desarrollo económico del país”, dice el informe. Argentina siendo un país de ingresos medios, “los niveles de presión serían excesivos”: no distan mucho de los de países donde los niveles de producto bruto per cápita son elevados.

See also  Roger Schmidt se iba a hacer un selfie y aparece... una bufanda del Benfica - Vídeos

El estudio de la Universidad Austral incluye un “índice de rendimiento” fiscal que, para 2020, se sitúa en 3,4 puntos, en una escala del 1 al 10. Esto lleva a la conclusión de que Argentina tiene un sistema tributario que ‘cumple parcialmente los objetivos’ de suficiencia y eficacia, y está a punto de caer en la categoría de ‘no cumple los objetivos’. El índice era de 4,8 puntos en 2005: entonces, el país se había acercado bastante a la caja de sistemas que “logran en gran medida los objetivos”.

El acuerdo firmado con el FMI, tras negociaciones encabezadas por Martín Guzmán y Kristalina Georgieva, incluye metas de reducción del déficit presupuestario, un punto fuertemente ligado al régimen fiscal y al nivel de gasto

Para cuantificar este índice se asignan valores a determinadas variables, que a su vez miden dos aspectos. Uno es la suficiencia del producto en relación con los compromisos del Estado; Aquí hay una primera mala nota para Argentina, que entre 1994 y 2020, solo hubo un año, 2004, en el que la recaudación de impuestos superó el nivel de gasto (aunque también es válido para obtener recursos de otras fuentes). El segundo aspecto es la efectividad del esquema; Para valorarlo, por ejemplo, se tiene en cuenta su complejidad y diseño, así como los tipos máximos del IRPF.

¿Por qué las ganancias? Porque “es el impuesto que reúne las condiciones para ser considerado uno de los mejores, por su carácter progresivo y porque, al gravar las utilidades, no entorpece el desarrollo de las empresas [a diferencia de otros, cuyo diseño los aleja de ser un tributo que tenga en cuenta la capacidad contributiva)]“, explica Grotz en diálogo con LA NACION. Sin embargo, en el caso de Argentina la inflación distorsiona las bases imponibles, y en los últimos años diferentes políticas con respecto a hacer (o no hacer) actualizaciones. Este aspecto, sumado a las diferencias normativas en materia de rentas gravadas, dificulta la comparación con otros países.

La recaudación de impuestos en Argentina ha protagonistas de las cargas fiscales sobre bienes y servicios (como el IVA, considerado regresivo porque castiga con mayor severidad a los sectores de menor poder adquisitivo): estos cobros representan 52,2% de los recursos, frente al 32,7% de participación que tienen en los países de la OCDE, donde la mayor participación (34,3%) proviene de los impuestos sobre la renta y las ganancias (como los beneficios).

See also  El torneo de fútbol se vuelve trágico en Gilly: un joven de 14 años tuvo que ser llevado a una ambulancia después de ser golpeado por... ¡su propio compañero de equipo!

En el promedio de los países de América Latina y el Caribe, Los impuestos a la renta también representan un porcentaje de recaudación superior al de Argentina (27%, frente al 18% de nuestro país). En promedio para la región, hay una menor participación de los impuestos sobre la propiedad (3,8% frente al 9,1% en Argentina), así como los impuestos sobre bienes y servicios y las cotizaciones y aportes a la seguridad social.

El monto recaudado por este último concepto es, en Argentina, el 20% del total, frente al 25,7% de los países de la OCDE y el 17,1% del promedio latinoamericano. He aquí un aspecto crítico, tanto para las cuentas del sector público como para la sociedad: entre 2004 y 2020 ha habido una caída en la recaudación de aportes y cotizaciones y este hecho “es preocupante para la sostenibilidad del sistema de pensiones y jubilaciones”, según Grötz.

El pago de las pensiones, en todo caso, se confronta hoy casi por igual con las aportaciones específicas que provienen del mundo del trabajo y con lo que se obtiene de los impuestos generales. Pero, en un contexto de déficit presupuestario, que no apaga las luces ya encendidas, especialmente cuando la mitad de los trabajadores actuales (asalariados y por cuenta propia) están en el sector informal. Y cuando El 65% de las pensiones que paga el sistema Anses, según datos de la Secretaría de Seguridad Social, se obtuvieron adhiriéndose a una moratoria con vigencia temporal (y cuyo financiamiento no estaba previsto), y no porque sus titulares hayan cumplido, a la edad de jubilación, el requisito de tener 30 años de cotizaciones.

El IVA, considerado regresivo por sus mayores efectos en sectores de menor poder adquisitivo, representó en 2021 más del 27% de la recaudación de recursos del Estado nacionalCamila Godoy – Télam

Una revisión de cómo y en qué se gasta Esto es algo que debería estar en la lista de pendientes, si el objetivo es mejorar el desempeño del sistema tributario, que, a su vez, requiere su propia reforma, algo difícil de abordar desde el punto de vista político.

Un caso paradigmático es el de Ingresos brutosel impuesto recaudado por las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y que se uno de los mas distorsionados porque no mide adecuadamente la capacidad contributiva de las personas y empresas, y porque, por la forma en que se cobra, acumula costos en cada etapa de los procesos de producción y comercialización, trayendo en última instancia su “contribución” a la inflación.

See also  Las escuadras armaron el Panteón Civil de Culiacán para este 10 de mayo

“Con los ingresos brutos algo se intentó hacer [para bajarlo], en convenios fiscales que duraron muy poco; la realidad es que el impuesto se ha convertido en el eje de la recaudación provincial y ningún gobernador quiere ceder recursos”, dice Grotz. En la administración anterior, en 2017, el gobierno nacional y los gobiernos locales (excepto San Luis) Habían firmado un acuerdo que supuso, en un plazo de cinco años, una rebaja de tarifas e incluso la cancelación de ingresos brutos para determinadas actividades. Pero, ya bajo la presidencia de Alberto Fernández, hubo un nuevo pacto, con el que este camino ha sido abandonado y esto permitió aumentar considerablemente la carga tributaria.

Esperando, la inflación permite que el estado recaude más en pesos devaluados. “En términos económicos y sociales, la inflación es hoy el principal problema por las desigualdades que genera. Y la causa está en la política del gobierno”, subraya Grotz, quien considera que es necesario encontrar la forma de atenuar la suba de los precios, para luego mejorar la estructura tributaria.

Según el informe La facilidad de hacer negocios del Banco Mundial, desde 2014 Argentina ocupa el lugar 170 (o casi) entre 190 países, en un ranking sobre la complejidad de los sistemas tributarios. Desde 2017 ha mejorado uno de los componentes de este índice: el de la cantidad de horas al año que las empresas deben dedicar al pago de impuestos. Pero esto, que básicamente tuvo que ver con la incorporación de modalidades digitales que han avanzado alrededor del mundo, Esto no fue suficiente para mejorar la posición de nuestro país.

Este informe muestra que las cantidades a pagar por las empresas en impuestos pueden exceder sus ganancias comerciales. Según los hallazgos del estudio de la Universidad Austral, esto es consistente con los diagnósticos que “Muestran los graves problemas asociados a la informalidad empresarial, la evasión fiscal y la evasión fiscal”. Y, más allá, es una de las señales que indica que el objetivo de eficiencia no se ha logrado, porque está muy lejos de incentivar la inversión.

centrado en los llamados beneficios “inesperados”, El Gobierno se ha concentrado en las últimas semanas en el diseño de una nueva presión fiscal. “Lo que está pasando con este homenaje me parece muy ilustrativo de las conclusiones de nuestro informe”, analiza Grotz. El sistema se ha vuelto extractivo, busca recursos para sustentar gastos, sin un plan para ver cómo podemos producir más, crecer y aumentar la torta, eso es lo que tenemos que hacer.

Leave a Comment