Para la leyenda de la música de Filadelfia, Kenn Kweder, eso son 1500 conciertos y cuentan en Smokey Joe’s.

¿Qué tan cierta es la leyenda del rockero de Filadelfia Kenn Kweder?

Hace Denzel Washington realmente dejar caer el nombre de Kweder en su dirección de inicio en la Universidad de Pensilvania en 2011? Sí, lo hizo, mencionando a “un tipo llamado Kweder que canta… en Smoke’s los martes por la noche”.

Cuando Kweder gobernó la escena del rock de Filadelfia a fines de la década de 1970 con su banda The Secret Kids, ¿arruinó un contrato importante con el ejecutivo discográfico Clive Davis al verter intencionalmente cerveza sobre Davis en Doobie’s en Center City?

No. Accidentalmente golpeó a un lanzador en el regazo de Davis. “Se confundió con una historia en la que yo tiré una jarra de cerveza a otro tipo en Doobie’s”, dijo Kweder, dejando las cosas claras.

Y hablando de Smokey Joe’s, ¿han tocado Kweder y su socio Mark Teague en 1500 shows en el abrevadero de Penn desde que comenzaron una residencia los martes por la noche en 1992?

“Por lo menos tanto”, dijo el propietario de Smokey Joe, Paul Ryan, el martes pasado mientras Kweder y Teague celebraban el concierto de tres décadas ante una ruidosa multitud de estudiantes universitarios y ex alumnos.

En casi 50 años en la escena musical de Filadelfia, Kweder se ha presentado en innumerables lugares de la ciudad y los suburbios, lugares desaparecidos hace mucho tiempo como Hot Club, Ripley’s y Bijou Cafe en TLA, Trocadero y muchas encarnaciones de JC Dobbs en South Street.

El músico cuyo la tarjeta de presentación lo identifica como una “estrella de rock” es el tema de el documental de 2016 Las aventuras de un niño secreto: las alucinaciones masivas de Kenn Kweder y el one man show de 2018 inspirado en Springsteen en Broadway conocido como BOTÓN: Kweder No en Broadway.

El 24 de mayo, regresa uno de los conciertos anuales favoritos de Kweder: la fiesta de cumpleaños de Bob Dylan en el Ardmore Music Hall, que coincide con el 81 cumpleaños de Dylan este año. El programa gratuito es presentado por Kweder y el líder de John Train, Jon Houlon. y contará con 40 artistas de Filadelfia haciendo covers de Dylan. Kweder cantará “A Ramona”. El empresario de cheesesteak Tony Luke Jr. hará “Make You Feel My Love”.

See also  El Departamento de Grabación de Sonido y Tecnología Musical de MCCC albergará la Sociedad de Ingeniería de Audio - Timesherald

Pero a pesar de todas las aventuras de Kweder, desde la apertura de Patti Smith en Glassboro State College en 1976 hasta su tributo a Elvis Presley en 1989 en Dobbs en el que el ex-Phillie Tug McGraw actuó como su guardaespaldas, nunca tuvo un trabajo tan estable como el de Smokey Joe.

Contando las noches que no son los martes, el dúo tocó, e incluidos los primeros días de la pandemia, cuando realizaron espectáculos en vivo, “son más de 1500”, dijo Ryan, cuya familia es propietaria del bar del campus desde 1952.

“Se conecta con los niños más pequeños”, dice Ryan. “Todavía se conecta con cada grupo que pasa, como lo hizo hace 30 años. Comienza a principios de septiembre y en octubre, noviembre se enganchan.

Mientras Ryan hablaba, Kweder y Teague azotaron a la multitud en un frenesí, mezclando melodías características de Kweder como “Heroin” mientras tomaban pedidos.

Kweder cantó su propia “I Drink a Lot”, y lo hizo, con la multitud brindando whisky irlandés festivo, e interpretó dos canciones de Taylor Swift, así como “Like a Rolling Stone” de Bob Dylan.

Tocando una guitarra acústica firmada por Kris Kristofferson, el showman de 70 años arrojó billetes falsos de $100 con su foto a la multitud.

“Es un circo, como todo lo que hago”, dice Kweder, en una entrevista a la hora del almuerzo en Winnie’s Manayunk, el restaurante de Main Street cerca de su apartamento donde también actúa con frecuencia. “Pero también me lo tomo en serio”.

“Es casi como una experiencia religiosa”, dijo Alex Bregman, de 36 años, graduado de Penn en 2008 que voló desde Manhattan para el espectáculo. Kweder tocó en su boda después de la fiesta en 2019. “Mi esposo no lo dejó tocar en el evento principal”, se ríe.

See also  Cómo 'Barbarella' inspiró un video musical de Katy Perry

“Me encanta que sea tan único y aún aporte tanto espíritu a Smoke’s, lo cual es increíble”, dijo Claudia Meléndez, de 21 años, quien usó un “Kweder & Teague: 30 años”. “Es muy divertido venir a verlo un martes”.

Los espectáculos de Kweder siempre han tenido un ambiente de carnaval. Creció en el suroeste de Filadelfia, el hijo menor de un padre lituano de chatarrero y una madre ama de casa que “pensaba que ella era Judy Garland. Cantaba y recitaba poesía. AE Houseman. El naufragio de Hesperus. Una mujer increíblemente dramática.

Kweder consiguió su primera guitarra acústica en Woolworth’s, adquirida con S&H Green Stamps

Aprendió a jugar mirando Laura Weber: guitarra popular retransmisiones en la televisión pública y pasó el rato con hippies en Rittenhouse Square y Sansom Street, influenciado por Dylan, Frank Zappa, Captain Beefheart y David Bowie.

Mike McGrath, radio pública Apuesta tu jardín anfitrión quién fue el agente de reservas de Kweder en la década de 1990 y 2000, lo conoció en la Universidad de Temple en la década de 1970.

“Kenn Kweder es como Godzilla”, dice McGrath. “Es una fuerza de la naturaleza”. Kweder siempre ha tenido un don para la autopromoción. “Caminaba con vasos de chupito con la cara en ellos. Siempre hacía eso, con un asentimiento y un guiño.

En 1978, cuando Fleetwood Mac tocaba en el estadio JFK, Kweder contrató un avión para que ondeara un cartel: “Fleetwood Mac le da la bienvenida a Kenn Kweder”. Cuando el Papa Francisco llegó a la ciudad en 2015, las calcomanías decían: “El Papa da la bienvenida a Kenn Kweder”.

Jon Houlon, quien comenzó a organizar la fiesta de Dylan con Kweder a principios de la década de 2000, conoció a Kweder abriendo para Richard Thompson.

See also  NFT: Por qué estas obras digitales también son un sumidero de energía

“Su habilidad para capturar a una multitud es asombrosa”, dice Houlon, y también cita el talento subestimado de Kweder para escribir canciones. “Estaba tan cautivado por el tipo. Es el tipo de artista que se sube al escenario y todos lo miran. Pocas personas pueden hacer eso”.

Una cosa que asombra a los fanáticos de Kweder es lo bien conservado que parece estar, como una especie de escena de rock de Filadelfia, Dorian Gray.

Houlon cree que podría tener que ver con la dieta única de Kweder. “He estado en su casa y todavía está comiendo grandes dientes de ajo”. En Winnie’s, se veía elegante con una chaqueta deportiva italiana y una camisa blanca con puño francés, a lo Keith Richards. Se mantiene en forma dando caminatas diarias en Wissahickon Valley Park. “Y puedo dar cinco o seis mil pasos caminando por el pasillo de mi apartamento, haciendo llamadas, tratando de conseguir conciertos”.

En las décadas de 1970 y 1980 trabajó para agencias de asistencia social de la ciudad y del estado, y en los últimos años ha sido camarero a tiempo parcial. Pero sobre todo, Kweder, que nunca se ha casado y no tiene hijos, se ha ganado la vida como músico profesional, llevando material a los conciertos, siempre buscando el próximo trabajo.

Antes de la pandemia, tocaba hasta 275 shows al año, dice. “Suena irónico, pero cuando llegó la pandemia”, dijo Kweder, tener que llevar un estilo de vida más saludable “casi me salvó la vida”.

Cuando regresó la música en vivo, Kweder redujo un poco su agenda. Pero siempre está lleno, con una mezcla de fiestas privadas y conciertos públicos. Y no rendir no es una opción.

“Aquí está la cosa”, dijo. “Amo mucho lo que hago. Y mi mayor temor es que ya no puedo salir y tocar físicamente. La gente dice: ‘No puedo creer que todavía estés saliendo y tocando’. Y yo digo: ‘Dejaré de salir cuando ya no pueda más’. “

Leave a Comment